El día que por poco no veo a Metallica en vivo