La frontera de Rumichaca: paz y caos en un solo lugar