La travesía de Honduras a Belice

{ Escrito por | noviembre 21, 2011 | Posteado en Anécdotas, Belice, Honduras | 0 Comentarios }

Playa OmoaEl día antes (domingo) de tomar la lancha que me transportaría hacia Belice, estuve con un grupo de couchsurfers en una playa cercana a Puerto Cortés. Por suerte, el clima favoreció lo suficiente como para disfrutar sin ningún inconveniente. Pasado el mediodía, regresamos al centro de la ciudad a buscar un hotel para mí, y por suerte encontramos uno cerca del puente La Laguna, lugar donde salen las lanchas hacia Belice. Me despedí de mis amigos, y luego de llevar mis pertenencias a la habitación, dediqué el resto del día a recorrer Puerto Cortés.

Al día siguiente (lunes) me levante a eso de las 7am para tener todo mi equipaje listo y comprar mi pasaje sin sufrir contratiempos. En la actualidad, hay 2 compañías que se dedican al servicio de transporte: Nesymein Neydy y D-Express. Ambas salen del mismo sitio en Puerto Cortés, pero sus destinos son diferentes. Mientras que Nesymein Neydi se dirije a Dangriga, D-Express va hacia Placencia. Ambas lanchas regresan a Puerto Cortés el viernes.

En mi caso, opté por irme con D-Express ya que mi plan era empezar a viajar por Belice desde Placencia. A las 9am fui a comprar el boleto, para después ir a las oficinas de migración a que me registraran la salida de Honduras. Estas oficinas están a mitad de distancia entre el puente La Laguna y el centro del pueblo, así que lo mejor es que vayas tan temprano puedas para evitar imprevistos.

Luego de migración, volví de vuelta a La Laguna y mientras esperaba a la hora de zarpar, me fui a un bar cercano a compartir unas cervezas con otros pasajeros que iban en el mismo barco hacia Belice. Casi 2 horas después, abordamos el D-Express y salimos aproximadamente a las 11:45am. El tiempo usual de llegada a Placencia es de 2 horas y media, siempre y cuando haga buen clima. En el peor de los casos, se posterga la hora o día de salida, aunque es rara vez que algo así suceda.

Una vez en aguas beliceñas, llegamos a una pequeña isla en donde se encuentra una oficina de migración. Allí tuvimos que desembarcar todos, junto con nuestras pertenencias para la debida inspección. Después de un rato, partimos de nuevo hacia nuestro destino. En lo que faltaba del viaje, pude apreciar la cantidad de islas pequeñas y manglares que habían en el recorrido. ¡Simplemente impresionante! Luego de unos minutos, llegamos a un pequeño puerto y al fin estaba en Placencia.

Un consejo que te va a ayudar, si deseas aventurarte hacia Belice en lancha, es que lleves cosas de picar sencillas (emparedados, empanadas). Puede que 2 horas de viaje no sea demasiado para ti, pero el tiempo que pierdes en inmigración, mientras desembarcas, buscas un hotel y luego un restaurante para comer, es demasiado para dejarte hambriento antes de llegar a tierra.

-No tengas problemas en gastar dinero cuando viajas
-2013: un año en donde recibí más de lo pensado
-El consejo viajero que vas a necesitar por el resto de tu vida
-Como afrontar el estrés antes de un viaje
-Como vencer el miedo durante un viaje

SÍ TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO, PUEDES RECIBIR LOS PRÓXIMOS DESDE TU EMAIL:

Deja un comentario

*