No se trata de viajar en cantidad, sino en calidad