Viajes y Cosas Así

Año nuevo en San Blas (parte 2)

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

En el final de la 1ra parte mi amiga y yo nos dirigimos a la isla de El Porvenir para alojarnos en el hotel de la isla, el Hotel Porvenir (el único de toda la isla). Buscamos nuestra habitación, dejamos nuestras cosas y nos alistamos para ir en lancha hasta Isla Perro.

El viaje hasta allá es de una media hora ida y venida, tiempo suficiente para apreciar muchas de las pequeñas islas que forman parte del archipiélago de San Blas. Con suerte podrás encontrarte algún delfín en el recorrido.

Al llegar a isla Perro, hay que pagar $1 para bañarse en la playa. Sonará absurdo pagar por algo así, pero con esto se le da limpieza a la playa, además de ayudar a los kunas que administran la playa.

Si tuviera que describir Isla Perro, sería como describir la clásica imagen de una isla pequeña con arena blanca, palmeras y agua color turquesa. Esta isla es una de las más turísticas de la región, pero en mi caso no lo sentí así.

Playa de Isla Perro

Luego de varias horas nadando y tomando el sol, nos dirigimos de vuelta a El Porvenir. Aun cuando andábamos molidos por tanta playa, todavía estábamos con ganas de seguir la celebración del año nuevo en Wichub Huala. Es desde este momento del viaje hasta el final que me empiezo a resfriar.

El resto del post lo seguiré contando de forma normal, pero háganse la idea que andaba con tos y moqueando. Mientras esperábamos a nuestros amigos kunas de Nalunega para ir a Wichub Huala, mi amiga y yo recorrimos la pequeña isla de El Porvenir.

A eso de las 4pm llega la lancha, nos fuimos a Nalunega primero y después a Wichub Huala. La forma de celebrar de los kunas es bien intensa. La mayoría de ellos son de emborracharse hasta perder el conocimiento (nada del otro mundo en esto), pero cuando ves a la mayoría de los hombres de Wichub Huala metidos en una choza oscura y enorme, bebiendo alcohol sin parar por varios días, mientras cantan y pegan gritos sin sentido, es para quedar perplejos. Como todo turista, uno trata de no criticar las costumbres de los demás e intenta ser partícipe del asunto.

Kunas dentro de la choza

Después de unas horas, uno se acostumbra a los cantos y a toda la algarabía, que terminas bebiendo con ellos. Claro que como estaba enfermo, apenas pude beberme un trago. Luego de unas horas caminando la isla y compartiendo con la gente en esa choza, mi amiga y yo nos regresamos a El Porvenir a descansar por el día tan activo que tuvimos.

El día siguiente la pasamos entre El Porvenir, Nalunega, y repetimos la experiencia en Wichub Huala, aunque esta vez no nos quedamos hasta tarde. Teníamos que partir hacia Panamá el día siguiente.

Amigos kunas de Nalunega

La experiencia en San Blas, para haber sido mi primera vez y sin planear demasiado las cosas, no estuvo nada mal. Mucho sol, bastante mar, una que otra cerveza, y aun cuando salí de ese lugar con resfriado, al final supe sobrellevarlo sin permitir que mi viaje o mi salud se echaran a perder.

¡Obtener Actualizaciones gratis por correo electrónico!

Regístrate ahora y recibirás un correo electrónico una vez que publique contenido nuevo.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Nunca voy a regalar, intercambiar o vender tu dirección de correo electrónico. Podrás darte de baja en cualquier momento.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Log in with your credentials

Forgot your details?